25/5/07

GPS: German Position System

Leyendo "La Segunda Guerra Mundial" de Winston Churchill, he encontrado algunos detalles relativos a la tecnología de guerra que he considerado fascinantes.
En particular me gustaría hacer referencia en estas líneas a los métodos de posicionamiento que utilizaba la Luftwaffe alemana para hacer bombardeos de precisión.

Tras el fracaso de la invasión de la Gran Bretaña por parte de los alemanes (operación León Marino), el jefe de la fuerza aerea alemana, Göring, pretendía forzar una capitulación británica a base de fuertes bombardeos de castigo, inicialmente sobre Londres, y en una segunda fase extendido a las principales ciudades inglesas.

Debido a que los bombardeos habían de producirse eminentemente durante la noche para burlar las defensas antiaéreas, y en parte también al característico clima nuboso inglés, la visibilidad de los pilotos alemanes era muy limitada, y en consecuencia el bombardeo no podía realizarse con ninguna precisión.
Los alemanes, sin embargo, superaron este obstáculo recurriendo al ingenio y la técnica.

  • El sistema "Knickebein ". Suponía la existencia de dos o más antenas de emisión de radio en las costas francesas. Cada una de ellas emitía pulsos altamente direccionales apuntando al objetivo, usualmente Londres. Los aviones alemanes volaban a lo largo de una de las líneas de radio, y disponían de un sistema automatizado, de forma que cuando se detectaba un segundo pulso, las bombas eran descargadas.



  • El sistema "X-Gerät". Los alemanes fueron capaces de emitir en frecuencias de radio más altas, consiguiendo de esta forma, pulsos más estrechos y direccionales. Esto permitió la existencia de un haz principal más ancho que servía de guía a los aviones durante el trayecto, y de otros tres más estrechos que marcaban la distancia al objetivo (primer haz: 100km del objetivo, segundo haz: 50km del objetivo, tercer haz: 20km del objetivo).



  • El sistema "Y-Gerät". El servicio secreto británico descubrió el principio de funcionamiento de los sistemas anteriores, y rápidamente se desarrollaron una gran cantidad de antenas, a lo largo de toda Gran Bretaña, que emitían haces de corte falsos, para provocar bombardeos en zonas sin población. Rápidamente Alemania reaccionó con este último sistema: tan sólo se usaba un rayo direccional que era seguido por los aviones. En todo momento los aviones devolvían los pulsos a las bases alemanes permitiéndo el cálculo de la distancia recorrida. Cuando esta distancia era la apropiada, se enviaba la señal de bombardeo.
Finalmente Inglaterra fue capaz de trucar todos y cada uno de los sistemas alemanes, dando lugar a situaciones extremas, como por ejemplo, el hecho de que aviones alemanes, desorientados, aterrizasen voluntariamente en suelo británico, creyendo estar en Francia. Sin embargo, la reacción británica no fue siempre inmediata y Alemania tuvo periodos de clara superioridad.

En esta última imagen os muestro una antena de emisión del sistema Y-Gerät encontrada en Francia.




Y para finalizar, me basta con hacer referencia a esa reflexión que imagino todos nos hacemos ...

4 comentarios:

Manu del Jesus dijo...

La verdad es que aparte todos los apartes, los alemanes eran la ostia y no se hasta que punto el resultado de todo no fue suerte simplemente. En cualquier caso me ha surgido una duda leyendo el articulo, los sistemas que comentas, ?era solo utilizados para los bombardeos?, ?o tambien los usaban para dirigir los cohetes? Hasta donde se los cohetes alemanes tenian una precision envidiable pero no se si era unicamente porque los tios sabian la ostia de balistica o si tenian algun sistema de guia.

EigenPersona dijo...

En mi opinión los propios aliados han exagerado el auténtico poder de Alemania, para ocultar la realidad: tanto Francia, como Alemania podían haber acabado con la Alemania nazi, sin que la guerra incluso tuviese lugar.
Tras la primera guerra mundial se creó un gran sentimiento pacifista en las democracias europeas. Las opiniones públicas exigían a los gobiernos la paz: nada de armamento, nada de ejército.
En Alemania el efecto fue totalmente contrario. Se anexionaron sin lucha Austria y la República Checa, cuando Francia sencillamente podía haber arrasado Alemania con su ejército.
En el último momento Alemania, ya reorganizada, dirigió un ataque fortísimo contra Francia, y ésta sucumbió atónita no dando crédito.
A Inglaterra no le pilló la sorpresa: que den gracias a estar en una isla y al hecho de que Alemania NO tenía flota.
En cuestión de un año Gran Bretaña se reorganizó, hasta el punto, de que la batalla aérea de la que os hablo en el post la ganó oficialmente Gran Bretaña, derribando entre 2 y 3 aviones alemanes por cada avión británico.
En cuestión de dos años los bombardeos ingleses en ciudades alemanas fueron 5 veces más intensos que los alemanes en suelo británico.

EigenPersona dijo...

Errata:
"tanto Francia, como Alemania podían haber acabado con la Alemania nazi..."
quería decir
"tanto Francia como Inglaterra podían haber acabado con la Alemania nazi..."

Gracias Ein

javis dijo...

Vive la Resistansssss!!!!!